Two Pregnant women

Cómo adaptarse a la maternidad: consejos y estrategias

Después de dar a luz la vida cambia. Cambiamos y esencialmente nos convertimos en una nueva versión de nosotros mismos.

Cuando tuve a mi pequeño intenté seguir la misma rutina que tenía antes de quedar embarazada. Pronto me di cuenta de que esto era imposible. Mi rutina anterior sólo consistía en lo que necesitaba y no incluía a una personita. El intento de impulsar la narrativa de poder seguir siendo yo mismo pronto se agotó.

Lo que lo empeoró es que impulsé esa narrativa principalmente para demostrarles a los demás, más que a mí misma, que soy una madre perfecta que está sobrellevando la situación, cuando honestamente estaba rompiendo con el peso que llevaban esas mentiras.

La definición de equilibrio es una distribución uniforme del peso que permite a alguien o algo permanecer erguido y estable. Por lo tanto, no aceptar la maternidad tal como era, sino intentar equilibrar mi vida anterior y mi maternidad, creó una escala desigual.

Me tomó un tiempo aceptar realmente mi nueva realidad, pero una vez que lo hice, tomé los siguientes pasos para finalmente poder abrazar mi nuevo yo.

 

1.Primero aceptar la vida tal como es ahora

Tener un hijo no tiene por qué ser nuestro fin. Muchos creen que este es el caso, sin embargo, tenemos que aceptar la nueva versión de nosotros mismos. La madre y mujer resiliente, fuerte y hermosa que eres. Es hora de mirarte a ti mismo con ojos cariñosos y comprensivos, para finalmente ver que la vida que tienes ahora puede ser mucho mejor que la anterior. Tú creaste la vida y eres un ejemplo de fortaleza.

2. Recrea tu nuevo yo

Ahora que vemos quiénes somos. Es hora de recrearse. Miremos las tareas pasadas, las metas y las acciones que pudimos haber tomado sin nuestra personita. ¿Cómo se pueden adaptar estos objetivos, tareas y acciones a tu nuevo yo?
 

3. Aceptar tu cuerpo

Lo que muchos de nosotros olvidamos darnos cuenta es que nuestro cuerpo pasó por un evento traumático y sobrevivimos. Lo damos por sentado y, en cambio, nos convertimos en nuestro peor enemigo, nuestro propio matón interno.
Es hora de dejar de señalar con el dedo las cosas que usted llama defectos y, en cambio, aceptarlas como su trofeo de logro. ¡Lo hiciste! Date gracia, permítete respirar y recuperarte mentalmente.

4. Date tiempo

No va a ser perfecto y, sinceramente, nunca lo será, pero lo que puedo prometerte es que encontrarás tu forma de hacerlo y crearás tu propia rutina que será perfecta para ti. Sin embargo, mientras construyes esa rutina, date tiempo para juntar las piezas de tu nuevo mundo. Cada viaje es diferente. Tome su propia ruta, tómese un descanso cuando sea necesario y luego, cuando esté listo, continúe.
 

Lo tienes.

Con amor,

 
Jade - Fundadora de Mum Essentials
Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.